A un año de tener un iPhone

Por: Andrés Alvarenga

*Este artículo es una opinión personal y se enfoca en describir el cambio que este teléfono hizo en mí día a día y en palabras casi breves.

Samsung Galaxy S3

Samsung Galaxy S3

Antes de nada voy a escribir sobre los teléfonos que me acompañaron antes del cambio a la ‘manzana’.

El primero fue un Samsung Galaxy S3 que vino a mi vida con mi primer contrato de 18 meses. Entrado en el mundo laboral, pude acercarme a la posibilidad de tener un celular ‘top’ siempre con la ayuda de mi padre, el cual me brindó su nombre para el contrato.

Fue una gran alegría tener un teléfono de los cuáles casi nadie puede costearse; y no para alucinar o plantear, eso no lo hago yo.

Ya luego lo revisé y configuré con mucha curiosidad leyendo también las características que traía consigo el teléfono ‘top’ del año 2012. Y sin mentir le ‘saqué el jugo’, como decimos nosotros, me gustó mucho y lo cuidé tanto como pude, aunque varias veces conoció el piso.

Ahora, como sabrán, los teléfonos se renuevan cada año, por lo cual vi con muchas ansias las novedades de Samsung en su presentación del Galaxy S4 y la renovada gama de sus demás teléfonos y dispositivos.

Cuando terminó mi contrato renové, con muchas ansias, al Galaxy S4, que era lo mejor que los koreanos habían sacado junto con los Galaxy Note.

Pero ya entrado en el nuevo teléfono, después de un mes de tenerlo vi que lo ‘renovado’ del teléfono lo sentí solo en el software. No me tomen a mal, no voy a desprestigiar a los teléfonos Samsung porque sé muy bien que estos teléfonos son de lo mejor que uno puede tener en la gama de las 5” , solo que yo sentía como que al software le costaba exprimir al hardware que el teléfono podía dar.

A estas alturas del tiempo todos sabemos que Google saca frecuentemente actualizaciones a su sistema Android pero tardan mucho en llegar a los teléfonos y compañías de todo el mundo. Muchas de las compañías tienen que realizar una optimización para adecuar el sistema Android a sus teléfonos. Por esto, yo sentí que esta parte de la vida de un usuario no tiene mucha importancia para las compañías.

Me explico: una compañía X te vende un teléfono que es el último que ha sacado (sea gama baja, media o alta) y traen un sistema Android optimizado para este teléfono. Pero luego la compañía entra en la etapa de la producción del siguiente teléfono. Y el teléfono anterior queda casi de lado en actualizaciones; solo están pendientes de algún parche que deben sacar dependiendo de que surja algún bug que pueda limitar la experiencia del usuario.

La compañía no estará pendiente de que tú tengas la mejor experiencia que el teléfono te pueda dar porque el siguiente año debes actualizar al otro teléfono que van a producir. Sí o sí (según ellos).

Luego vino el Samsung Galaxy S5 y trajo consigo un renovado diseño que los usuarios recibieron con mucha gratitud, agregado al nuevo sistema Android que con las funciones y la optimización daba la sensación de ser el mejor teléfono del año.

Samsung Galaxy S4

Samsung Galaxy S4

Hasta aquí todo bien y mis expectativas eran iguales a cualquier usuario que viera el nuevo Galaxy pero yo ya estuve en esa situación cuando cambié del Galaxy S3 al Galaxy S4. Y como no tenía aquel sentimiento impulsivo de renovar al Galaxy S5, tuve paciencia, ya que mi actual Galaxy satisfacía todas mis necesidades en llamadas, internet, música, etc.

También cabe destacar que cada actualización que me llegaba por medio de OTA, lo realizaba satisfactoriamente, pero a veces sentía que el software quedaba “forzado” en el teléfono; yo siempre sentí que faltaba cierta fluidez en las características del propio teléfono. Pues era la gama alta, solo por debajo de los Galaxy Note.

iPhone 6s

iPhone 6s

En esta parte de mi vida, decidí probar un iPhone. Y en ese tiempo estaba el iPhone 6S como último producto de la manzana. Y al ver que la versión era ‘S’ supe que era el momento perfecto, ya que esa letra significa que el teléfono es el mimo a la versión anterior pero “renovado”, ya que trae mejoras al hardware y consigo viene una nueva versión de SO que aplica para casi todos los teléfonos de Apple.

Lo adquirí y como producto nuevo que llega a mi vida me sentía genial. No sentí nada de sentimientos por cambiarme, solo quería darle una oportunidad a otro sistema.

El sistema iOS es excelente, fluidez garantizada, una interfaz fácil para cualquier usuario que haya usado un teléfono; y con características similares a Android (pero con otro estilo), que debía aprender a usarlo como si fuera otro teléfono nuevo.

El mito de que con Apple debes ‘pagar’ por instalar aplicaciones se quedó solo como una historia inventada. Instalé las mimas apps que tenía en Android y sin ninguna restricción. Hasta hoy no le he pagado nada a Apple; activé Apple Music para ver las diferencias con Spotify y de entrada me dieron 3 meses gratis. La primera diferencia es que no hay versión gratuita y el precio de cada mes es el mismo que Spotify Premiun (USD $5.99). Por lo demás, Spotify tiene “Descubrimiento semanal” y Apple tiene su propia radio.

Con respecto a las actualizaciones, en Apple parece que cada día se esmeran en solucionar bugs o agregar y modificar algunas características porque cada cierto tiempo se libera una actualización. La última, hasta hoy, ha sido iOS 10.2.1 que responde a unos problemas relacionados con los

AirPods (audífonos inalámbricos fabricados por Apple) y el vínculo con los iPhone 6S, para los demás productos se agregan nuevos emoticones.

Para el teléfono compré una protección de plástico y recubrimiento para la pantalla ya que por el material del cual está fabricado es fácil rayarlo. Aunque en esta parte se “sacrifica” lo bonito y brillante que puede verse en tus manos. No me preocupo por esto, solo quiero que mi teléfono me dure mucho tiempo ya que no tengo pensado cambiar al nuevo teléfono de Apple, tal vez me espere a la versión ‘S’ que como mencioné antes, significa la versión mejorada del teléfono anterior.

Este teléfono es una gran cosa, a los 3 meses supe que valió totalmente la pena: especialmente su precio. No creo regresar a Android, con este teléfono estoy más que bien, satisfizo todas mi necesidades y el SO va mejorando cada día.